HISTORIA POR COMPETENCIAS


MEXICO GLOBALIZADO

Como autora del texto Historia de México I tuve la oportunidad de participar  en la IV Academia Regional y la IV Academia Interior que organizan año con año las Librerías y Papelerías Cultura del Grupo Luverco de Zamora. A nombre de ST, editorial que publicó mi libro, tuve a mi cargo el taller de Historia. Asistieron 20 maestros del Colegio Nacional de Bachilleres y de instituciones michoacanas afiliadas a su sistema. Algunos dan historia y otros una disciplina afín: sociología, economía, geografía y desarrollo de negocios.

Compartir experiencias e inquietudes con 20 personas dedicadas a la enseñanza-aprendizaje fue sensacional. Cultura del Grupo Luverco conoce su negocio: una razón del taller fue que los jóvenes que iniciaron su vida escolar con desarrollo de competencias llegaron ya a la Preparatoria y eso hace que se requiera un cambio profundo en la manera de llevar a cabo las clases. Al fin se acepta que la televisión, los videojuegos, los móviles y la tecnología de la información (TI) llegaron para quedarse y transformar a las nuevas generaciones, sus intereses y formas de aprender.

Si la escuela quiere recuperar su lugar al frente de la formación y transmisión del conocimiento, tiene que aliarse a lo existente y aprovecharlo para propiciar el desarrollo personal de los participantes: profesores y alumnos. De eso tratan las competencias. Transformar la información en conocimiento implica que la persona desarrolle sus competencias: capacidad de análisis, habilidades, actitudes y valores.

Conducir el desarrollo de competencias regresa autoridad al maestro. Descubrir juntos nuevos caminos de enseñanza-aprendizaje, crea un fuerte lazo entre profesores y alumnos porque la interacción es más profunda que la que se daba cuando dar clases consistía en pararse en una elevada tarima frente a un grupo de jóvenes listos para tomar apuntes sin pensar, preguntar o dialogar. La TI no sustituye la experiencia, ni la capacidad de análisis. Al contrario. Proporciona materia prima ilimitada y herramientas para que el ser humano transforme la información en conocimiento.

Hoy la desinformación es producto del exceso de información, no de su falta, como antes. Enseñar cómo analizarla, jerarquizarla, interaccionarla, usarla, es tarea del maestro. En el taller de Zamora intercambiamos puntos de vista sobre cómo lograr capacidad de resumir, analizar y sintetizar; cómo despertar el interés por enriquecer el vocabulario y cómo aprovechar la cultura visual de los jóvenes, para desarrollar sus competencias. Mi libro tiene muchas actividades con ese enfoque.

El reto de manejar la información para transformarla en conocimiento es una demanda social que trasciende los muros de la escuela. Se da en todos los ámbitos. México es cada vez menos competitivo porque en general no la atiende. ¿Cuántas veces se piden registros absurdos y peligrosos para el ciudadano, como el de los celulares? ¿Cuántos sitios Web son tan lentos y complicados que parecen hechos para conservar las colas, no para prestar un servicio, resolver problemas o dar información? Los casos de falta de análisis abundan y hacen del nuestro un país lento y desordenado.

La historia es un medio ideal para desarrollar competencias. Analizar un proceso del pasado y sus distintas interpretaciones, permite aprender a separar los hechos de las ideas, las conclusiones de las opiniones, a respetar diferentes puntos de vista y a interrelacionar cosas aparentemente inconexas. Hagamos un experimento juntos: veamos la Independencia con ayuda de la TI. Es imposible entender el proceso sin tomar en cuenta lo que pasó en España. Como en México no se suele abordar el tema, usaremos videos de YouTube.com

Antes de invitarlos seleccioné los videos e hice una lista de reproducción. Le puse España historia en YouTube.com. Hacer esa tarea supuso información previa sobre el tema y las fuentes porque en Internet, como en el mundo físico, hay maravillas y porquerías.

Ver la selección no implica inscribirse, ni dejar datos. Basta con hacer click en la dirección-e o copiarla y pegarla en el navegador. Acomodé los videos con criterio cronológico, lo mejor posible, dado su origen diverso. La dirección es: http://www.youtube.com/watch?v=3fcKfyER5jo&feature=PlayList&p=06CBA6E2BA9A1C37&index=0&playnext=1

Igual que nosotros, pero al revés, los españoles no interrelacionan la pérdida de su Imperio con su proceso de invasión, independencia y desacuerdo. El construir el puente es parte del experimento. Para nuestro país contamos con Historia de México I ST Editorial p. 178-197 y con dos documentos-e: la sección correspondiente de una cronología y de la lista de gobernantes mexicanos ordenados de acuerdo con la lista de presidentes de EUA. Ambos están en “material exclusivo” de http://www.luzmariasilva.com.

Así tenemos a la mano, con tres clicks, información que tomó años reunir. Es parte del encanto de la TI. Vale la pena recordar que la Colonia (o el Imperio español) duró 300 años, 200 de los cuales estuvo en manos de la dinastía Austria o Habsburgo (descendientes de Carlos V) y 100 de sus parientes franceses, los Borbones, que recibieron un Imperio en vías de desintegración, proceso acelerado por dos guerras: la de Sucesión española (1701-1713) y la de los Siete años (1756-1763). Para tener el poder, Felipe V hizo en España las llamadas Reformas Borbónicas que cubrieron el ámbito económico, político y social. Décadas después su hijo Carlos III las impuso en América, con buenos resultados en el ámbito económico y molestia y deterioro en el sociopolítico, sobre todo por la expulsión de los jesuitas en todos sus reinos, el reacomodo de sus relaciones con la Iglesia y la creación de monopolios estatales como el estanco de tabaco.

Inicié la selección de videos en YouTube.com en 1805, con la batalla de Trafalgar, triunfo que consolida a Inglaterra como potencia marítima, y es derrota para la Francia de Napoleón y para la cada vez más empobrecida monarquía española de Carlos IV. Para entonces han pasado 16 años de la revolución francesa y de la consumación de la independencia de EUA. En 1808 Napoleón pide permiso de entrar a su aliada España para derrotar a Portugal y acaba imponiendo a su hermano José en el trono español.

Con dos clicks en “material exclusivo” de http://www.luzmariasilva.com vemos que los españoles residentes en México deponen al virrey Iturrigaray y lo sustituyen por Pedro de Garibay. La explicación es la desconfianza: lo consideran corrupto y capaz de aliarse con Bonaparte. Es el primer golpe de Estado en nuestro territorio. Resulta un ejemplo de consecuencias funestas.

Los videos muestran que José Bonaparte gobierna parte de España. En el resto y en América manda la Junta de Cádiz. En la cronología asiento que en 1809 se suspende la Real Cédula de Consolidación de Vales Reales. Eso significa que nadie abona la deuda que Carlos IV había contraído en 1804, sobre todo con la Iglesia. El hecho aniquila la liquidez y el crédito. Por falta de financiamiento los agricultores hispanoamericanos no tienen cómo sembrar.

El descontento incendia Hispanoamérica. Aquí es tal, que el Arzobispo de México es nombrado virrey, puesto que ocupa casi 10 meses. Los de Cádiz mandan al virrey Venegas a sustituirlo. Llega el 14 de septiembre de 1810. Dos días después se levanta Miguel Hidalgo. Grita “muera el mal gobierno, viva  Fernando VII”. Años después su seguidor, José Ma. Morelos, plantea la independencia y un esquema de nación con fuertes rasgos comunitarios.

Mientras tanto, como muestran los videos, las guerrillas desangran España. Los diputados de España y de América elaboran la Constitución de Cádiz. La promulgan el 19 de marzo de 1812, por lo que se conoce como la Pepa. Para nosotros establece que los virreinatos de América dejan de serlo, que se trata de reinos tan importantes como los de la península y por tanto Félix Ma. Calleja es Jefe político superior de la Nueva España de marzo a diciembre de 1813, cuando sale José Bonaparte y regresa Fernando VII. Como deroga la Constitución, Calleja se convierte en virrey hasta 1816. Lo suceden los virreyes Juan José Ruiz de Apodaca y Pedro Francisco Novella.

En los videos se ve que el Coronel Riego logra imponer la Constitución de Cádiz a Fernando VII. La cronología muestra que ante el temor de la igualdad que significa, los españoles de México y una facción de los criollos deciden la independencia en 1821. Juan O’Donojú llega como Jefe político superior de la Nueva España, pero no gobierna. Firma los Tratados de Córdoba, enferma y fallece por lo que no firma el Acta de independencia del Imperio Mexicano. El esquema de país es el de una monarquía constitucional que preserva los privilegios sociales. Las Tres garantías son: Religión (católica), Unión (entre desiguales) e Independencia (separación de España).

La historia hace evidente que arrastramos dos esquemas de país que se plasman en las dos actas de Independencia (la de Morelos y la del Imperio), en las guerras civiles, en el show de los políticos y en variados aspectos de la vida cotidiana. El grupo que consuma la Independencia en 1821 quiere traer a Fernando VII o a un príncipe de la casa Borbón a gobernar. Nadie viene. Agustín de Iturbide es la efímera opción local que Obregón sataniza en 1921, con motivo del centenario de la consumación de la independencia. A partir del motín de la Acordada que da el poder a Vicente Guerrero en 1828, México no sabrá lo que es vivir en paz hasta 1877.

Los videos muestran cómo Fernando VII logra abolir la Constitución de Cádiz en 1823, cuando ha perdido la mayoría del Imperio. Como nosotros, España se mete en una serie de luchas civiles. Es impresionante ver cómo algunos nombres de hechos concretos se parecen a los nuestros.

Sin duda la existencia de YouTube.com y el interés de la propia España de analizar su historia ponen al alcance de la mano un ángulo que no solemos considerar y que resulta fundamental para entender nuestra génesis y encausar el presente de otra manera. Ahí está el material. Están también los diversos programas que la radio y la televisión mexicanas trasmiten motivo del bicentenario y del centenario. Nos toca reflexionar sobre los hechos y ver cómo podemos aprovechar las moralejas de la historia para salir del bache en el que estamos y encontrar un mejor destino. La reflexión supone el desarrollo de competencias. Es tarea de humanos, no de máquinas.