LOS JOVENES EN LA COYUNTURA ACTUAL


MEXICO GLOBALIZADO

¿Derechos? ¿Partidos alejados de la voluntad del pueblo? ¿Clase política incapaz de resolver los problemas? ¿Estudiantes en la calle? ¿Impotencia frente a la corrupción? ¿Agenda ciudadana más allá de los políticos? Podría estar hablando de México, pero no. Lo hago de Canadá. Esas y otras preguntas surgen del texto de Peggy Curran “ A symphony of discontent”, publicado en The Gazette de Montreal.

http://www.montrealgazette.com/news/symphony+discontent/6825165/story.html

¿Qué sucede? Los retos del Estado nacional trascienden las fronteras. Debe renovarse profundamente porque su estructura actual obedece a la ya desaparecida sociedad industrial. No responde a los requerimientos de la sociedad contemporánea, la de la sociedad del conocimiento, de la cultura digital. En Canadá, como en Chile y otros países, el disparador fue el aumneto en el cobro de colegiaturas. Acá es la violencia. La globalización es así: los fenómenos globales tienen manifestaciones locales, con resultados tan diversos como distintos son Egipto, Siria Canadá o México, por dar ejemplos.

Hago votos porque la transición sea pacífica. Hoy, como en 1968, las consecuencias de las manifestaciones populares están tomando matices diversos, como distintas son las naciones.

Independientemente de ideales y deseos, por definición, los movimientos de masas son manipulables. Los primeros días del mes próximo serán especialmente delicados por eso. Aprender a manejar la disidencia es el reto de la sociedad mexicana después de las elecciones. Nuestra historia nos muestra los altos precios que pagamos si no lo hacemos, si preferimos los enfrentamientos y los desacuerdos.

¿Los jóvenes podrán mantenerse al margen de los políticos, tendrán la fuerza moral y la inteligencia para hacerlo, o serán carne de cañón? ¿Los políticos serán responsables hombres de Estado o aumentarán las piedras de su camino y se alejarán aún más de la sociedad? El asunto no es trivial, es termómetro de madurez política y ciudadana.