AVENTURAS DE AUTORA


MÉXICO GLOBALIZADO

    LUZ MARIA SILVA

Para G. Z.

 “¿Por qué no publicas más libros?” me preguntó hace poco un amigo. “Porque las editoriales que trabajan en México, y que están a mi alcance, son una lata, prefiero escribir y publicar en versión electrónica”, le contesté. Con cariño le dedico esta anécdota, que me obliga a vender libros de papel por Internet.

 

Creo que es obvio que la Historia de México me fascina. Desde hace muchos años imparto la materia. En el 2009, navegando di con la página Web de ST Editorial. ¡Qué maravilla! solicitaban autores para libros de texto de bachillerato. Les escribí, les mandé mi curriculum y me contestaron que si estaba dispuesta a entrar a un concurso y ganaba, me aceptaban.

 

Para el concurso desarrollé uno de los siete bloques del programa oficial. Nunca supe a quién le gané. Me contrataron. Investigué y trabajé muchísimo. “Descubrí” la importancia de teorías en las que no había reparado, por ejemplo la que sustituye la “verdad sabida” del paso único por el estrecho de Bering por la del origen múltiple del hombre americano. Se supone que la glaciación Wisconsin o Würn cubrió de hielo los continentes, es decir concentró el agua en ellos y disminuyó el nivel del mar, lo que permitió que se pudiera caminar por partes hoy inundadas, haciendo viable migraciones que en varias generaciones recorrieron de Corea y Japón hasta Australia y Nueva Zelanda, pasaron por la Antártida y subieron a América por Chile.

 

Me encantó saber del autodidacta argentino Florentino Ameghino, (1854-1911) quien sostuvo que la humanidad es originaria de La Pampa y que el hombre americano cazó dinosaurios y otros grandes mamíferos. De la primera parte no hay evidencias. De la segunda sí.

 

El programa pide que se hable de las teorías no científicas. Por ellas entendí por qué el maíz fue esencial para que en 1943 Kirchhoff definiera Mesoamérica, por qué se dice que “sin maíz no hay país” y conocí la creencia maya de que los seres humanos estamos hechos de maíz.

 

Quetzalcóatl fue la deidad más importante del panteón precolombino mesoamericano. Con permiso de otros dioses, fue al paraíso maya disfrazado de hormiga, se robó un grano de maíz y lo llevó a los habitantes de la altiplanicie. No debe confundirse con el último rey de Tollan, nacido en Amatlán Morelos, quien llevaba su nombre, y que tras ser víctima de una terrible trampa se fue. Su promesa de regresar ocasionó que los mexicas confundieran a Cortés con él.

 

Aprendí muchísimo. Comprendí, por ejemplo, la importancia de las Reformas Borbónicas, que Felipe V impuso en España y su hijo Carlos III en Nueva España. Vale la pena leerlas porque ilustran los problemas del manejo del poder y son antecedente de nuestro sistema político.

 

Hacer el libro me puso en contacto con maestros de bachillerato. Viví una muestra de las diferencias que existen en el país, donde podemos encontrar tanto profesores orientados al desarrollo personal de los alumnos, como a otros que les dictan apuntes y les siguen exigiendo memorización.

 

A finales del año pasado la editorial me pidió que hiciera una evaluación tipo PISA (la de la OCDE) y una tipo Enlace (la mexicana) para los siete bloques del libro. Fue difícil y eso que tengo años aplicando el pensamiento analítico en mis clases. No se usaron. Aprender a diseñar y construir las evaluaciones fue excelente, pero ¿para qué me las pidieron?

 

El aprendizaje es inseparable del crecimiento personal. Hoy se le llama desarrollo de competencias. Los ejercicios del libro buscan propiciarlo y pretenden colaborar a que el maestro recupere su autoridad al acompañar al alumno en la aventura del conocimiento. La obra tuvo muy buena acogida, lo que provocó un problema: el pago de regalías. Sólo en el 2010 fluyó con facilidad. El argumento fue que esperaban que el SAT les regresara el IVA.

 

Los dueños de ST son de una encumbrada familia de Costa Rica. Tengo un amigo tico, quien me asesoró el año pasado para cobrar parte de las regalías del 2011. Este año, al pedir las del 2012, dividieron el adeudo del primer semestre en tres abonos, a duras penas sirvieron el primero y su decisión provocó esta anécdota de autora: me pagarán en especie: 659 ejemplares de Historia de México 1. Deberán estar en perfecto estado, puesto que a precio de nuevos están calculando la liquidación.

 

La anécdota me arranca una sonrisa, un dejo de nervios, y varias reflexiones. La primera es que antes de firmar un contrato con desconocidos, uno debe mandarlo al abogado. Mi contrato dice que ST puede pagar en especie, así que están en su derecho. La segunda, va más allá de mi persona: ¿qué tanto influyen los valores de los editores en la educación de los mexicanos?

 

En México es común tener problemas para cobrar. Recuerdo a un alumno que faltó 15 días a clase porque los dueños de la empresa donde trabajaba tenían unos socios japoneses y para ver qué pasaba decidieron no pagarles. Los japoneses tomaron el avión y llegaron a cerrar la empresa. El alumno tuvo que ayudar a convencerlos de que les dieran una segunda oportunidad.

 

¿Por qué alguien que ya vendió y cobró su producto tiene que esperar a que el SAT le regrese dinero para pagar a sus proveedores? No lo entiendo, pero que este tipo de cosas pasa, es algo que debe tomarse en cuenta en los cursos de emprendedores para enriquecer la perspectiva de quienes trabajan por su cuenta y de quienes se interesan por ser empresarios.

 

Alguien me sugiere que done el libro a una escuela. No lo haré porque respeto mi trabajo, vivo de él y necesito el dinero. Por una situación comparable, un empresario mediano, a quien respeto y admiro, evita que un cliente signifique más del 20% de sus ingresos. Como su gelatina tiene gran aceptación nacional e internacional, cuando alguien se acerca a ese porcentaje, él consigue más clientes.

 

Debo vender 659 ejemplares de un libro bien investigado, que aporta información interesante y ejercicios, todos probados, enfocados a facilitar el aprendizaje. Sirven de base para que cualquiera que quiera pensar en México lo haga y para que maestros de Historia de México y de otras disciplinas los usen o los inspiren para imaginar los de su materia. Al comprador que lo desee puedo darle las respuestas en versión electrónica.

 

Ofrezco el libro a sólo $140.00 (ciento cuarenta pesos) ejemplar. El envío por el Servicio Postal Mexicano (correo caracol), es gratis. Por otros medios el comprador paga. Doy comisión por ventas. Ojalá ustedes compren su ejemplar, lo usen, se encanten y pasen la voz entre sus conocidos nacionales y extranjeros que sean maestros o quieran saber de las raíces de México y del desarrollo de competencias.