UNIVERSIDADES PÚBLICAS


Las universidades reclaman por la baja programada en su presupuesto. El rector de la de Zacatecas amenazó ya con llegar con sus huestes al DF para recordar al Presidente Calderón que ganó con el 0.5%. Ojalá no lo haga. Nada ganamos con el deterioro social. Voto porque las universidades públicas, que salvo excepciones se conservaron al margen de la lucha electoral, no se vuelvan arena política para demostrar quién puede más.

Realmente México necesita buenas escuelas, buena educación y excelentes universidades y por ello me pregunto ¿no habrá sonado la hora de que los mexicanos hagamos algo por nosotros mismos y nos ayudemos a salir adelante? El presupuesto, dice el gobierno, se necesita para otras cosas. Propongo darle el beneficio de la duda y entre todos donar suficientes recursos para que las universidades salgan adelante. En otras palabras, propongo que las universidades públicas se conviertan en un instrumento de fortaleza de la sociedad civil, como sucede con las universidades de los países desarrollados, con independencia de quiénes sean sus propietarios, si es que los tienen.

Con esa idea en mente, navegué por Internet para ver qué universidades públicas están listas para recibir donativos. Cada entidad federativa tiene al menos una universidad pública. Ciber visité 18. Comencé por la UNAM, mi alma mater, y la de muchos mexicanos. http://www.unam.mx/indexms.html La UNAM es la más autónoma de las universidades del país, la más fuerte e independiente. Su Fundación suele anunciarse en televisión y los fondos que consigue no le restan ni un ápice de autonomía. Tampoco se la resta que sus centros de investigación hagan trabajo tecnológico y lo cobren. Al contrario, la fortalecen.

Visitar el portal de la UNAM es una delicia. Con verlo se entiende por qué es la universidad 74 del mundo. En el índice de la columna izquierda, está la liga a la Fundación UNAM, http://www.fundacion.unam.mx/, encargada de recibir los donativos, que pueden ser desde 500 pesos al año, en abonos fáciles 42 pesos mensuales. Los donativos son deducibles de impuestos y además un medio para que el donante pueda asistir con descuento a diversos eventos culturales de la UNAM y consumir más barato en algunas empresas.

Estoy segura que si la gente de buena voluntad, sobre todo quienes estudiamos en la UNAM, donamos al menos 500 pesos al año, la institución contará con más recursos que los que el presupuesto le pretende rebajar. Lo mismo puede decirse de las otras universidades públicas, pero no todas parecen estar preparadas para recibir donativos, ni cuentan con una fundación para manejarlos, ni para actuar como donataria autorizada, es decir para recibir fondos deducibles de impuestos. Primero veamos las que sí:

La Universidad de Guadalajara tiene en la Fundación Universidad de Guadalajara A.C. http://www.fundacion.udg.mx su donataria autorizada, la Universidad Autónoma de Nuevo León la suya en la red de benefactores http://www.uanl.mx/acerca/benefactores La Fundación de la Universidad Autónoma de Yucatán http://www.uady.mx/sitios/fuady/ dedica los donativos que recibe a un ambicioso programa de becas, al igual que lo hace la Fundación de la Universidad Veracruzana. ésta no tiene una liga en el sitio de la Universidad, http://www.uv.mx, pero con su buscador se llega fácilmente. El buscador de la página Web de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla http://www.buap.mx/ localiza la Fundación BUAP, pero su página tiene datos del 2002 y su cuenta es de un banco que ya cambió de nombre.

Recorrer los sitios Web de las universidades públicas es darse cuenta de su importante participación en las actividades de su localidad, desde conciertos y concursos hasta investigaciones concretas, pero también es muy ilustrativo percatarse de que la mayoría sólo ve la opción de depender del gobierno. Es parte de nuestra cultura tradicional, lo sé, pero estamos frente a la oportunidad de cambiarla y de fortalecer nuestras instituciones. Como las universidades tienen sus portales, el costo de agregar un apartado para donativos será mínimo y todas tienen personal capaz de hacer los trámites para convertirlas en donatarias autorizadas.

Varias universidades tienen programas de vinculación con el sector privado ¿Por qué no redondearlos con una campaña de donativos? Pedir fondos para una institución que beneficia a la comunidad no es venderla, ni comprometerla, ni perder autonomía, ni nada parecido. Es, simplemente, allegarse los recursos necesarios y permitir que la gente les regrese algo de lo mucho que las comunidades universitarias dan, sobre todo cuando las circunstancias apelan a la solidaridad, como sucede con las catástrofes naturales.

Casi todas las universidades que “visité” tienen programas de emprendedores. Me pregunto ¿Cómo pueden enseñar a sus alumnos a ser emprendedores si son incapaces de organizar una campaña para conseguir fondos para la propia institución? Cuando las universidades públicas enseñen con el ejemplo, harán una labor de formación mucho más completa. Termino mi reflexión con la lista de las universidades públicas no mencionadas arriba, cuyo sitio Web visité, para que cuando tengan un ratito las conozcan: Ojalá pronto sean donatarias autorizadas para que ayuden a la sociedad a ayudarlas.

Instituto Politécnico Nacional http://www.ipn.mx/
Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca http://www.uabjo.mx/
Universidad Autónoma de Baja California http://www.uabc.mx/
Universidad Autónoma de Chapingo http://www.chapingo.mx
Universidad Autónoma de San Luis Potosí http://www.uaslp.mx/
Universidad Autónoma de Zacatecas http://www.reduaz.mx/
Universidad Autónoma del Estado de México http://www.uaemex.mx/
Universidad Autónoma Indígena de México http://www.uaim.edu.mx/
Universidad Autónoma Metropolitana http://www.uam.mx/
Universidad de Colima http://www.ucol.mx
Universidad de Sonora http://www.uson.mx/
Universidad Juárez Autónoma de Tabasco http://www.ujat.mx/