PENSIONES 2008


MÉXICO GLOBALIZADO

 

Les debo las toponimias para la siguiente vez. Este artículo es más largo de lo acostumbrado y con notas al final, con algunas opiniones personales, pues quiero trasmitirles lo más objetivamente posible lo que dijeron los ponentes en el acontecimiento anual en la materia: el interesantísimo Seminario de Pensiones 2008 que organizan el Departamento de Actuaría y el de Extensión Universitaria del ITAM. 

 

Las pensiones son un tema vital, en un México en el que la etapa de retiro comienza a llegar a los contemporáneos de los baby boomers, sin su dinero. El Seminario, como ya es tradición, fue coordinado por la Dra. María de los ángeles Yáñez y sus ponentes fueron de primera. Se llevó a cabo el viernes 4 de abril en el auditorio del campus Santa Teresa del ITAM. Estuvo lleno, actuarialmente calculado: ni sobraron, ni faltaron lugares.

 

Ken Buffin, Presidente de Buffin Partners, Inc., firma independiente con sede en EUA, abrió la sesión con Una perspectiva mundial sobre oportunidades y retos de la seguridad social contemporánea. Se refirió a que los problemas y opciones son globales, se dan en un mundo cambiante y se insertan entre los temas de desarrollo social y económico. Habló del papel mundial de varias de las agencias de la ONU, como la OIT (Organización Mundial del Trabajo) y el BM (Banco Mundial) y la influencia mundial de su visión socioeconómica, que se resumen en que las sociedades con un creciente número de adultos mayores tienen el reto de hacer sustentables la seguridad social y a sus ancianos. Hizo una cuidadosa reseña de cómo han disminuido la mortalidad y la natalidad en la población mundial, que alcanzará su máximo en el 2070 y luego decrecerá.

 

Buffin explicó que las poblaciones envejecidas se preocupan cada vez más de la asistencia médica, de ingresos y de ahorros para el retiro. Subrayó la importancia de la equidad de género, pues las mujeres tienden a tener ingresos más bajos que los hombres, un trabajo más espaciado y menores pensiones; y también al problema de atender a la gran masa de población que llega a la vejez sin acceso a la seguridad social.

 

El Act. Héctor Rodríguez Cabo, de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF), habló sobre El mercado de rentas vitalicias en México. Surgió en 1997, con la actual Ley del IMSS. Aún es incipiente, con 10 instituciones especializadas[i]. Hasta la fecha, las rentas vitalicias son por invalidez, (mayoría hombres) incapacidad y viudez. Las edades promedio de quienes reciben esas rentas son: 49 años en el caso de invalidez, 36 por incapacidad y las mujeres con renta vitalicia (o hasta que vuelvan a vivir con una pareja) por viudez tienen 48 años en promedio. Explicó que los viudos no reciben pensión porque tendrían que ser oficialmente dependientes de su mujer, lo que se da rara vez.

 

A pesar de las diferencias aún existentes entre las Leyes del IMSS e ISSSTE, espera que se llegue al Sistema Nacional de Pensiones. Mencionó que hay un proyecto de actualización de las metodologías de cálculo, por la cuestión de las tasas de interés. Las instituciones que tienen ingerencia legal en las metodologías son: SHCP, IMSS, ISSSTE, CONSAR y CNSF.

 

El Act. y M.Sc Héctor Sandoval Luna, de Banco de México, abordó El seguro de salud en la vejez, tema que ha sido poco atendido y que plantea grandes retos, sobre todo ahora que la biotecnología hace avances significativos. Mencionó las investigaciones de la Dra. Cynthia Kenyon, quien identificó la proteína responsable del envejecimiento de las células, que en 10 años retardará el proceso en el ser humano. Mostró imágenes de cómo en 1870 una mujer de 65 años era una vieja decrépita y hoy es una dama sexy. En la diapositiva de 1870 no aparece caballero alguno. En la de ahora está un hombre de 90 años luciendo sus bíceps. Así mismo, sus gráficas ilustraron cómo aumentó la duración de la vida, cómo ahora las enfermedades propias de la vejez, las más caras, se presentan hacia los 90 años y tienen efectos catastróficos para familias de países como el nuestro.

 

En México, el 46% de la población está cubierto entre la seguridad social y el seguro popular, 3% de la población tiene seguro privado de salud y 51% está fuera de los sistemas, es decir, cubre los gastos de salud de su bolsillo. En EUA el 66% tiene seguro privado, en Francia 57%, en Chile 54% y en Colombia 51%.[ii]

 

El Act. Alberto Valencia Armas hizo un interesante Análisis de prospectiva económica y social para los participantes en los sistemas públicos de pensiones de contribución definida[iii] Mostró una gráfica impresionante: la tasa de variación del PIB del primer trimestre de 1980 al primero del 2007: parece un electro cardiograma que fluctúa entre -8% y +8%[iv] Analizó el sistema de cuentas individuales de retiro y explicó que el 25% de ellas tiene más de 5.5 años sin moverse. Entre sus conclusiones destaca: Ejercer la función de gobierno requiere mantener un delicado equilibrio entre las demandas e intereses de diferentes grupos sociales. Por ello, habrá de procurarse que la solución al problema financiero de los sistemas públicos de pensiones no genere problemas de otra índole...

 

Carlos Herrrera, Act. y M.Sc habló de un estudio que hizo BBVA Bancomer: Propuestas para fortalecer el Sistema de Ahorro para el Retiro. Tras un diagnóstico del sistema actual, en el que la mayoría de los afiliados al IMSS tienen un salario base de cotización menor a 3 salarios mínimos, lo cual provoca un promedio de cotización muy , hizo varias propuestas:

·         Establecer un Sistema Nacional de Pensiones

·         Incrementar gradualmente las aportaciones obligatorias

·         Emplear saldo de vivienda para incrementar las pensiones, en su caso[v]

·         Ampliar la disponibilidad de vehículos de inversión.

·         Focalizar más la cuota social (o sea que el gobierno aporte sólo a quienes cotizan con menos de tres salarios mínimos)

·         Escalonar la pensión garantizada: 50% a partir de 900 semanas

·         Establecer un sistema de cofinanciamiento estatal

·         Incrementar capacidades productivas de informales[vi]

·         Elevar la educación financiera.

 

El Act. y M.Sc Guillermo Ruiz Palacios del Banco de México presentó unas Propuestas para la Disminución del Costo Fiscal de la Reforma del IMSS, en las que concluyó que la mayoría de los trabajadores no alcanzará a formar un fondo que genere la pensión mínima garantizada y que por ello se debe aumentar la cotización, volver a modificar el esquema de comisiones de las AFORES, para que sea una parte fija y otra con base en los rendimientos para que no se “coman” las cuentas inactivas, y que urge reestructurar el sistema, pues el envejecimiento de la población está acabando rápidamente con el llamado bono demográfico[vii].

 

Finalmente, el Act. José Luis Salas, a cuyo cargo estuvo la Relatoría de conclusiones, se llevó las palmas del auditorio al agregar a su excelente síntesis, en la que se refirió a todos y cada uno de los ponentes, sus propuestas y observaciones, las cuales resumo:

 

El dinero de las cuentas individuales está expuesto al riesgo en todo el mundo, hay que tenerlo presente.

 

Se necesitan sistemas robustos que permitan pensiones en las que se evite la pobreza de los viejos, sin desplazar recursos fiscales necesarios para otras cosas, sistemas capaces de enfrentar choques económicos y políticos.

 

Al hablar del mercado de rentas vitalicias en México, se habló de la caída que tuvo el negocio, pero no dijo que se debió a que el gobierno enfrentó un problema, paró el mercado porque no hizo bien su análisis ¿Cómo iba a sustituir un flujo de rentas por un fondo constitutivo si no se había desarrollado? Si no hay los recursos ¿para qué hacer todo eso? El gobierno paga y pide prestado después ¿qué sentido tiene? Vale la pena replantear las cosas. Seguir recomendaciones del BM, muy orientadas a política económica, es peligroso en América Latina porque los políticos las encarecen y complican.

 

México es un país con muchísimas carencias, en el que no se promueve el desarrollo económico. Sin él, no hay nada. No está en el discurso de los políticos, ni en la conciencia de la gente. Cualquier propuesta se haga tratando de corregir las deficiencias de la seguridad social se debe hacer viendo cómo pueden conducir al crecimiento.

 

Los países desarrollados no están moviéndose a las cuentas individuales. Los trabajadores con menos de 3 salarios mínimos no deberían de estar en ellas, sino seguir en sistema de reparto, como en EUA y Dinamarca. Son ideas del BM, que debemos repensar. Hacer mezcla de lo que tuvimos con el sistema actual sería mucho mejor. El sistema de cuentas individuales individualiza el riesgo financiero, lo que no hay que hacer, y eso es lo que estamos haciendo.

 

Hay sectores como PEMEX, CFE, etcétera que chupan gran cantidad de recursos e impiden que el país crezca. Las cuentas individuales no garantizan nada. El trabajador no entiende qué dice el estado de cuenta.

 

El gobierno no debe dar la cuota social a aportaciones de trabajadores con más de 3 salarios mínimos. Sería un seguro de desempleo mínimo: al menos te pago la cuota del IMSS. En Suiza se dan 2 años de incapacidad por maternidad a la mujer y no se interrumpen sus aportaciones. Se considera que contribuyó a la seguridad social al cuidar a su hijo y trasmitirle sus valores. Ver estas alternativas y otras es muy provechoso. Debemos buscar más y más soluciones a los problemas de México.

 

6.5% de contribución es nada para pagar una pensión Se necesita más del doble, sin interrupción, o dos meses de salario al año para constituir fondos de pensiones en México. Es un problema de desarrollo económico. La gente cree que con el cambio se van a mejorar las cosas. NO es cierto. Hay que explicarle que tiene que aportar más, que ser más productiva.

 

Si todo se hace con recursos fiscales ¿es válido hacerlo a través de instituciones privadas? ¿Es válido pagarle pensión a quienes no han contribuido a su pensión, ni siquiera pagando IVA? No es ni justo, ni válido, ni alentador para quienes sí pagan. Es caro hacerlo a través de las AFORES. El gobierno toma prestado de las AFORES, el dinero que él aportó. Sacar la cuota social de las cuentas individuales es lo mejor. Eso no significa que el sistema no tenga externalidades positivas, al contrario, están las hipotecas y la vivienda para quienes no tenían.

 

Hay que fortalecer el sistema de pensiones con visión integral, ver bien las modificaciones de Chile y Reino Unido. Debe ser sólido, solidario y más igualitario: Unos van a recibir 150% ó 125% del salario y otros menos del 25% o no van a alcanzar pensión. Eso no está bien.

 

El seguro de enfermedad en vejez tiene un problema de costos. Hay pólizas, pero muy caras. Slim está empezando a construir hospitales niveles medios. No hay. Ojalá también haga hoteles. Si hay más oferta, bajan los costos. Pagamos 1.5% que sería para el futuro, pero el IMSS lo usa para el presente y luego nos quejamos de que no hay buen servicio. Necesitamos desarrollo económico y cambiar la cultura mexicana de tener algo a cambio de nada. Hay que enterrarla, dejar de ser niños, por eso estamos en los niveles que estamos.

 



[i] La Ley 97 creó las Cuentas Individuales para el Retiro para que los trabajadores afiliados al IMSS tengan mayor control sobre sus aportaciones y puedan contribuir a su propia pensión. Esas cuentas las manejan las AFORES. La pensión es el ingreso que un retirado recibe en vez del sueldo. Si los trabajadores no contribuyen con su ahorro durante los mismos 40 años que aportan a la seguridad social, se pensionarán con el 36% del ingreso con el que están registrados en el IMSS. Conocemos casos así. Por eso, lo que la Ley 97 pretende es que quien quiera vivir bien contribuya a su propia pensión ahorrando. Las formas en que se pagará la pensión con ese esquema serán:

a) UNA RENTA VITALICIA comprada a una aseguradora con el fondo generado en la AFORE. Si el cliente se muere antes del tiempo calculado, bien para la aseguradora y si se muere después, bien para el cliente porque aunque no alcance su fondo, recibe su pensión. Para comprar una renta vitalicia se necesita un fondo que al menos genere 30% arriba del salario mínimo general del DF (pensión mínima garantizada).

b) RETIROS PROGRAMADOS. Es decir, su AFORE le dará mes a mes su pensión hasta que se agote el fondo de ahorro. Si se acaba, el IMSS le da la pensión mínima garantizada hasta que se muera. Si fallece antes de que se acabe el fondo, sirve para la pensión de sus dependientes.

Hasta la fecha nadie se ha retirado con la Ley 97 porque en casi 11 años de contribuciones los fondos son aún pequeños y las semanas de cotización insuficientes, así que aún no hay rentas vitalicias por ese concepto. Supongo que en el 2021, cuando se pensionen los primeros afiliados al IMSS con 1,250 semanas de cotización, el mercado de rentas vitalicias crecerá significativamente.

[ii] Urge que el sistema financiero funcione como tal. Desde 1982 no lo hace. Sus distorsiones están produciendo un círculo vicioso a costa del desarrollo económico y la cohesión social. Por ejemplo, su diferencial entre las tasas de interés pasivas (las que dan a los ahorradores, que en su mayoría reciben su estado de cuenta anual con cifras de pérdida) y las activas (que cobran en la tarjeta de crédito) perjudica terriblemente. Con un sistema así, las aseguradoras cubren un sector pequeño, una capita, de la población, porque para el resto no hay productos adecuados y costeables. A esto hay que agregar la “educación” de estirar la mano para que el gobierno dé todo. Esas dádivas nos cuestan carísimas a empleados, obreros, profesionistas y empresarios (incluidos PYMES), que pagamos impuestos, y a la larga al país entero porque se financian con deuda y con el dinero extraído a PEMEX en forma de derechos y aprovechamientos, no de impuestos.

[iii] El sistema de pensiones para los afiliados al IMSS está vigente en México desde 1997, al que se está incorporando el ISSSTE es un sistema de pensiones de contribución definida, es decir en el que cada quién sabe cuánto aportó y al tener una cuenta personal, puede ahorrar más. En el sistema anterior, llamado de reparto, de beneficio definido o de paga mientras estás, se hace una gran bolsa de dinero, del que salen las pensiones de acuerdo con las semanas cotizadas y el monto. Su manejo es opaco y se presta para cubrir déficits, hacer clínicas y otras cosas que independientemente de su valor, no protegen las pensiones de los trabajadores. En la medida que el sistema actual es más transparente, da más información y fomenta la cultura del ahorro con un objetivo claro, es mejor.

[iv] ¿Por qué le tenemos miedo a la crisis de EUA si en México tenemos una economía que más bien parece canción la de Cri-Crí que describe cómo se baila el tango: tres pasitos arrastraditos pa delante y para atrás. Siempre nos dicen que estamos a niveles mundiales desastrosos. que, en resumidas cuentas, somos una facha. Viendo indicadores la gráfica de crecimiento del PIB, lo sorprendente es que todavía estamos. El ponente dijo que parecía un electro. Para mí, es la representación de un sismógrafo: tenemos más de un cuarto de siglo viviendo entre temblores y terremotos continuos. Urge hacer las cosas de otra manera.

[v] Que se haga la voluntad de Dios en los bienes de mi compadre, podría decirse de esa propuesta. La Ley 97 especifica que los fondos de la subcuenta de vivienda son propiedad del trabajador y si tiene un saldo se usará para enriquecer su fondo individual de retiro. En la actualidad, los trabajadores que sin usarlos se pensionan con la Ley 73 no los obtienen, salvo demanda de por medio. Los afiliados al ISSSTE aportan de su bolsillo recursos a la vivienda, así que el punto es obstáculo para que se forme el Sistema Nacional de Pensiones.

[vi] La economía informal tiene más que ver con la estructura que con la capacidad.

[vii] El llamado bono demográfico significa que hay más población en edad de trabajar que dependientes. Para que fuera útil, todos los que están en edad de trabajar tendrían que generar recursos. En realidad es un arma de dos filos: si la gente está desocupada, es fuente de problemas. La cuestión será más problemática a medida que envejezca la población sin ahorros porque no tendrá ni  seguridad social, ni hijos que vean por ella.