TOPONIMIAS MEXICANAS (VII)


MÉXICO GLOBALIZADO

 

(Salvo aclaración, las que tienen traducción son náhuatl y el resto español)

NAYARIT (en cora: Tierra del rey Nayar, hijo de dios que está en el cielo y en el sol) y NUEVO LEóN (en la Colonia fue el Nuevo Reino de León) son los dos estados de la República[1] que comparten la N como letra inicial, que son muy significativos para uno de mis hijos, quien de pequeño observó la enorme cantidad de autos que circulaban con placas estadounidenses, lo cual facilitó incluir observaciones de migrantes y sus familias en la investigación sociológica que hice en NAYARIT entonces, y a quien dedico este artículo porque ahora vive en Monterrey.

 

Ambos estados forman parte de nuestra patria y tienen una historia y un entorno tan distintos como contrastantes: para empezar, NAYARIT baña su hermoso litoral con las aguas del Pacífico, mientras que NUEVO LEóN es dueño de una abrupta geografía, de la que el cañón de la Huasteca es un ejemplo. Hace años, Pablo Aveleyra sacó una foto que forma parte de uno de sus libros.[2].

 

Las montañas hacen de la capital neoleonesa (recibió su nombre en honor del virrey Zúñiga y Acevedo, conde de Monterrey, quien gobernaba Nueva España en 1596, cuando se fundó la ciudad por segunda vez) una urbe bellamente enmarcada por el Cerro de la Silla, el de las Mitras, la Loma Larga, el Topo Chico y la Sierra Madre Oriental, que sin embargo dejan un flanco abierto hacia el relativamente cercano Golfo de México, por el cual se cuelan todos los temporales que se forman en esa parte del Atlántico, lo que dota a la urbe de uno de los climas más difíciles del país.

 

Curiosamente Tepic, (quizá telt, piedra y pic, dura, quizá tépitl, maíz que madura rápido) la capital nayarita, también está enmarcada por cerros, como el San Juan, el de la Cruz y el extinto Volcán Sangangúey (viejo solo con la cabellera corta). Además, las verdes montañas de la Sierra Madre Occidental cruzan NAYARIT y las formas fantasiosas y áridas de la Sierra Madre Oriental a NUEVO LEóN. NAYARIT, al igual que Jalisco, Michoacán, Colima, estado de México, Hidalgo, Tlaxcala, Puebla, Veracruz y el DF, forma parte del Eje Neovolcánico.

 

La vocación de NAYARIT es de agricultura, turismo y ecología. Además de maíz, se cultiva fruta de exportación y sus playas son hermosas, con una arena tan finita y blanca que parece arena, pues le toca la parte suave de la Bahía de Banderas, mientras que a Jalisco (Puerto Vallarta) le tocó la más dura y un hermoso arco sobre el mar, un finis terra. Estudiar la historia de la Bahía es tarea pendiente para los especialistas, pues fue un refugio de piratas varios siglos. Hace más de 20 años, cuando hice la investigación que les mencioné, para el entonces naciente Nuevo Vallarta, se decía, como ahora, que el puente que une a NAYARIT con Jalisco es el más grande de México porque uno tarda una hora (o dos, según la época del año) 10 minutos en cruzarlo. En realidad, toma 10 minutos. Lo que sucede es que ahí se confluyen dos de los tres husos horarios del país: el de la zona noroeste y el del centro del país.

 

Se dice que México es un país con pocas islas. Más bien creo que las desconocemos, porque en 11,122 km de litorales, eso es imposible. Oficialmente tenemos 5,127 km2 de superficie insular, o sea que entre todas un equivalente a la superficie de Trinidad y Tobago, pero quizá haya que hacer más exploraciones, mediciones y librar algunas querellas internacionales. De cualquier manera, NAYARIT es dueño de varias. Las más conocidas son tres de las cuatro que forman el archipiélago de las Islas Marías: María Madre (donde está el penal), María Magdalena, María Cleofas y la desconocida y pequeña San Juanito. Hernán Cortés, su descubridor, las llamó Magdalenas.

 

Mucho más cerca del continente, al suroeste de Tepic, frente a las costas de Punta de Mita, en el municipio de Bahía de Banderas, está otro archipiélago: el de las islas Marietas, santuario reproductor de la ballena jorobaza y hogar de múltiples aves marinas. Asimismo, se refugian en la isla Isabel, donde anidan grandes colonias. Una querida sobrina hizo su servicio social de ingeniera física estudiando al bobo de patas azules, al bobo café, al bobo de patas rojas, al pelícano café, a la fragata o tijereta, al ave del trópico o rabijunco, a la gaviota parda y la pericota, entre otras 92 especies. Todas esas islas son de acceso controlado, por ser reservas naturales, pero previo trámite, pueden visitarse.

 

Además, esa sí accesible a todos, en la Laguna Grande de Mexcaltitán se encuentra la isla que le da nombre, de donde se supone salieron los mexicas a fundar Tenochtitlán. Ir al óvalo que da visos de realidad a la leyenda es un paseo que un amigo entrañable recomienda ampliamente.

 

NAYARIT y NUEVO LEóN deben sus fronteras a hechos histórico políticos. La Constitución de 1824 hizo de NAYARIT el 7° cantón de Jalisco. A mediados del siglo XIX, el indígena Conservador Manuel Lozada encabezó un movimiento separatista y tras el triunfo de los Liberales, el Presidente Juárez preservó la separación y lo convirtió en distrito militar. En 1884 fue territorio federal y en 1917 Carranza lo transformó en estado, por lo que a pesar de los innumerables cambios que sufrió la Constitución, el artículo 47 permanece como fue escrito.[3]

 

NUEVO LEóN aportó a la lucha de Independencia a uno de los héroes más inteligentes, aguerridos e incómodos del panteón mexicano: el Padre Mier, como se llama la calle de su urbe natal. Fray Servando Teresa de Mier nació para viajar. A veces por gusto, y otras por las circunstancias. Estuvo en Europa, Cuba y EUA. Sus escritos poniendo en duda las apariciones Guadalupanas, lo llevaron preso a la aún Colonial España, de donde escapó a Londres para regresar en 1812, a contribuir a la redacción de la Constitución de Cádiz. Luego apoyó la expedición de Francisco Xavier Mina en contra del absolutismo de Fernando VII.

 

De vuelta en México, su oposición al imperio de Iturbide, lo condujo a San Juan de Ulúa, cárcel de la que salió para participar en la redacción de la Constitución de 1824, que firmó resignado, pues sus correligionarios liberales prestaron oídos sordos a su señalamiento de que hacer de la nuestra una república federal era convocar a la guerra civil, porque se separaba lo que estaba unido y se ignoraba nuestra realidad centralista. Colaboró con el gobierno de Guadalupe Victoria y murió en 1827, a los 58 años. Fue enterrado con honores en el convento de Santo Domingo, en el centro de la ciudad de México, de donde fue exhumado en 1861, cuando las Leyes de Reforma destruyeron el inmueble. Su cadáver fue comprado por un italiano, como parte de una docena de momias. La última vez que se supo de ellas, estaban en exhibición en Guatemala…

 

En 1848, NUEVO LEóN se convirtió en entidad fronteriza cuando, en la guerra con EUA, México perdió el 51% del territorio. Monterrey quedó a 200 Km. de Texas y la vocación de trabajo y negocio de sus pobladores, lo convirtió en un eje de desarrollo en torno al cual se agruparon Coahuila y Tamaulipas. Esa tendencia se agudizó a partir del violento periodo que se inició en 1854, cuando el Plan de Ayutla alejó del poder a Santa Anna y metió al país en un periodo de luchas civiles y en escenario de enfrentamientos internacionales que terminó en 1867, cuando el Presidente Juárez, apoyado por EUA, derrotó a Maximiliano y liquidó el sueño de los emperadores franceses, Napoleón III y Eugenia Montijo: hacer de México un imperio católico que detuviera la expansión sajona y protestante en América Latina.

 

La guerra con EUA dejó al norte de México sin protección militar y en manos de chichimecas, apaches y demás grupos belicosos, bandoleros estadounidenses y mexicanos incluidos. Muchas poblaciones fueron destruidas. En ese marco, el gobernador de NUEVO LEóN, Agapito García, puso a su secretario, Santiago Vidaurri, a coordinar a la gente armada de su estado, de Tamaulipas, Coahuila y Zacatecas y lo nombró capitán y comandante de esas fuerzas defensoras.

 

En 1856 ya como gobernador, Vidaurri, decretó que NUEVO LEóN y Coahuila fueran un solo estado, a lo que el Presidente Ignacio Comonfort se opuso, por lo que le envió al ejército, sólo para ser derrotado por las armas y por un referéndum regional. Así, en la Constitución de 1857 se asentó esa entidad como única. Vidaurri fue gobernador casi 10 años, con algunas interrupciones debidas a enfrentamientos con el gobierno federal. Durante el Imperio, se volvió Conservador, colaboró con Maximiliano y tuvo un enfrentamiento personal con el Presidente Benito Juárez, a quien hizo salir de Monterrey. El fin del Imperio significó para el controvertido personaje morir fusilado por la espalda, pues se negó a entregarse cuando Porfirio Díaz conminó a los derrotados a hacerlo. Sus últimas palabras fueron: "Deseo que mi sangre sea la última derramada y que México sea feliz"[4].

 

A pesar de la violencia mexicana, la guerra de Secesión estadounidense, iniciada en 1861, convirtió a Monterrey en una urbe comercial capaz de satisfacer la demanda de los Confederados y de aprovechar el algodón texano para desarrollar la industria textil.

 

Los deseos de Vidaurri fueron realidad un tiempo, durante el cual Monterrey se hizo una gran ciudad, aunque su estado fue separado de Coahuila y vio disminuida su frontera internacional a 10 km. El envío del General Bernardo Reyes como gobernador inauguró una nueva era de prosperidad en la que surgieron muchas empresas que forman parte del México moderno y al mismo tiempo, como sucede con los conflictos no resueltos, incubó un sordo conflicto que estalló a finales del Porfiriato e hizo protagonistas de la Revolución al propio Reyes y a dos personajes de Coahuila: el terrateniente Francisco I. Madero, apóstol de la democracia, y el gobernador, de filiación reyista, Venustiano Carranza. (Continuará).


[1] Para ver la ubicación de los estados INEGI  http://cuentame.inegi.gob.mx y Universidad de Texas: http://www.lib.utexas.edu/maps/atlas_mexico/states_and_capitals.jpg

[2] http://www.luzmariasilva.com/indexarch.html Aveleyra Arroyo de Anda, Pablo. (2004) Almenas, cruces y paisajes. México, Edición del autor.

[3] Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Texto vigente.  http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/1.pdf Cavazos Garza, Israel. (1984). Diccionario biográfico de Nuevo León. Monterrey, UANL. 540 p. en 2 tomos. Cerutti, Mario; Isabel Ortega y Lylia Palacios. (Oct. 2000). “Empresarios y empresas en el norte de México. Monterrey: del Estado oligárquico a la globalización”. En European Review of Latin American and Caribbean Studies 69. http://www.cedla.uva.nl El tiempo. Jalisco. http://archivohistorico.jalisco.gob.mx/referencias.htm y 7. ¿Séptimo cantón de Jalisco o qué? http://omega.ilce.edu.mx:3000/sites/estados/libros/nayarit/html/sec_49.html Gobierno del estado de Nayarit y Secretaría de Turismo. Ven Nayarit te va a gustar http://www.visitnayarit.com

[4] Citado en De la Torre Villar, Ernesto (1971) (Ed.) Lecturas Históricas Mexicanas. 1971. p. 497. Ejemplar digitalizado por Google (2007). http://www.google.com/books

 

Otras fuentes consultadas:

Gobierno del estado de Nuevo León. http://www.nl.gob.mx/?P=monterrey

Gobierno del estado de Nayarit. http://www.turnay.gob.mx/es-index.htm