INGRESOS, GASTOS Y DEUDAS 1a parte


LUZ MARIA SILVA

 

Salvo honrosas excepciones, la gente de las generaciones actuales no sabemos ahorrar. Ha llegado el momento de aprender. Es muy costoso vivir por encima de nuestras posibilidades y tiene un límite. No podemos sostener una vida llena de deudas por tiempo indefinido, menos aún retirarnos, para comenzar una nueva etapa. Es casi una ley sociológica que quien no controla sus finanzas personales, quiebra cuando recibe dinero extra, porque gasta todo y además se endeuda. Sin orden, no hay dinero que alcance y sin ahorros son precarias las posibilidades de enfrentar cambios radicales en la vida.

 

Por eso, es importante abordar el manejo de las finanzas personales. Para hacer los ejercicios que permiten explicar más claramente, usaremos el caso de un excelente vendedor y su esposa. Ambos acaban de cumplir 60 años, están pasando por una temporada de reacomodo, pues sus hijos ya abandonaron el hogar. Aunque su relación es excelente con todos y entre sí, ella se siente desubicada porque hace muchos años dejó de trabajar para cuidar de una familia que ya no la necesita. Hizo un intento de buscar algún trabajo, pero no encontró algo que le gustara.

 

él debe retirarse a los 65 años de la empresa donde trabaja hace 25. Recibe sueldo y comisiones y tiene el ofrecimiento de continuar trabajando por comisiones después de pensionarse. Lo está pensando, pues también le parece atractiva la posibilidad de poner un negocio con su mujer y la de vender o rentar su casa para mudarse a la ciudad en la que viven dos sus hijos, mucho más tranquila. Por lo pronto, tienen que resolver un problema muy serio: cada vez le es más difícil liquidar los pagos mensuales de sus elevadas deudas.

 

¿Por qué deben tanto? Porque les gusta vivir bien, ir a los mejores restaurantes y viajar por el mundo, siempre en compañía de sus tarjetas de crédito. Lo bailado quién me lo quita, es su lema, pero últimamente piensan en la exactitud dos ideas que leyeron por ahí:

 

  • No es lo mismo tener un alto nivel de vida (buena vida) que ser rico.
  • La riqueza de una persona se mide por el número de días que puede vivir de lo que tiene, sin nuevos ingresos y sin cambiar su nivel de vida.

 

Además les intriga un proverbio escocés que escucharon hace poco: El dinero juró que quien no lo quiera nunca lo tendrá.

 

Quien les dijo el proverbio les explicó que gastar sin darse cuenta y no tener claro el monto de los ingresos reales son dos indicadores del desinterés por el dinero y las consecuencias son vivir endeudados y estresados. Así, el vendedor y su esposa, decidieron ver si podían resolver su situación. Para ello, juntaron todos los papeles que encontraron:

 

  • Recibos de nómina
  • Recibo de la renta
  • Estados de cuenta bancarios
  • Estados de cuenta de otras instituciones
  • Recibos de teléfono, agua, luz, predial, gimnasio, televisión de paga
  • Vouchers de las tarjetas de crédito
  • Pólizas de seguro
  • Cifras como cuota para la vigilancia, el “gasto”, el sueldo de la empleada doméstica, etcétera.

 

Se sentaron en el comedor, acompañados de café, bocadillos y su laptop para apuntar todo en una hoja de cálculo, aunque primero pensaron hacerlo en un cuaderno. Lo importante es que el ejercicio sea sincero, lo más exacto posible, que se le de seguimiento y que se le puedan agregar los datos de cada mes.

 

Ingresos

Comenzaron con los ingresos Siempre hablaban de que él ganaba alrededor de 38 mil pesos, pero no habían sacado con exactitud su monto real. Conocían el ingreso teórico, técnicamente llamado ingreso bruto, pero no cuánto recibía realmente, la cantidad neta, es decir ingresos menos deducciones. Obtuvieron las siguientes cifras:

 

Fuente

Ingreso bruto $

Deducciones

Monto $

Ingreso neto $

Sueldo

16,000

Impuestos, IMSS

4,000

12,000

Comisiones

17,000

Impuestos mensuales

5,950

11,050

Interés inversión bancaria

300

Impuestos y comisiones

50

250

Renta departamento

4,400

Mantenimiento, impuesto

2,500

1,900

Total ingresos brutos

37,700

Total

12,500

25,200

 

Como puede verse, las comisiones son un componente importante del ingreso del vendedor. Además, reciben intereses de un plazo fijo a seis meses que tienen en el banco y hace años compraron un departamento que ahora dan en renta. Al hacer las cuentas, vieron que a diferencia entre el ingreso bruto y el neto es de 12,500 pesos menos al mes.

 

Ingresos brutos

37,700

Descuentos

12,500

Ingresos reales

25,200

 

Quedaron impactados por las cifras. El suyo es un error común que se suele cubrirse con crédito. A la señora se le ocurrió un experimento: antes de seguir con las cuentas: que cada quien apuntara en un papelito en qué creían que gastaban más y lo dejaran a un lado, doblado, para compararlo con la realidad, cuando estuviera terminada su lista de gastos.

 

Gastos

Como al vendedor le gustan los resultados rápidos, decidió dividir los gastos bimestrales (luz, agua) o anuales (seguros) en meses para tener una idea más clara de las cosas. Más adelante, ya con la situación clara, la afinaría para manejar el flujo del dinero de forma más precisa. Su listado de gastos (gastos y egresos por pago de deudas) resultó así:

 

 

Gastos

Saldo

Ingresos reales

 

25,200

Teléfono, celular e Internet

1,400

23,800

Predial, agua y luz (promedio mensual)

1,950

21,850

Nómina casa

5,000

16,850

Gas

700

16,150

Gasolina y mantenimiento auto

4,000

12,150

Alimentos y otros gastos casa

6,000

6,150

Televisión de paga

570

5,580

Gym, ropa y cuidado personal

2,500

3,080

Comidas, cenas y diversiones

2,500

580

Seguros de auto, casa, vida (promedio mensual)

2,500

-1,920

Préstamo personal

5,380

-7,300

Mínimo de 2 tarjetas bancarias

12,312

-19,612

Mínimo de 1 tarjeta de tienda

2,181

-21,793

TOTAL

46,993

 

 

Al verlos, casi se van de espaldas: era casi el doble de sus ingresos:

 

Pagos

 

Ingresos reales

 

25,200

Préstamo personal

5,380

19,820

Mínimo de tarjetas bancaria A

11,650

8,170

Mínimo de tarjetas bancaria B

662

7,508

Mínimo de 1 tarjeta de súper

2,181

5,327

Total

19,873

 

 

 

 

Pagos mínimos de deudas

19,873

 

Gastos mensuales sin considerar pagos mínimos

27,120

 

Déficit mensual

21,793

 

 

Con su nivel de gasto más los pagos mínimos de las deudas, estaban generando un déficit mensual de 21,793 pesos. Pagar los mínimos de las tarjetas y el abono del préstamo personal les dejaba un remanente de 5,327 pesos. Para no pedir más dinero prestado, tendrían que vivir con eso o generar dinero extra, casi el doble del actual.

 

Egresos reales

46,993

Ingreso real

25,200

Déficit mensual

21,793

 

Para redondear el diagnóstico, sumaron el monto total de sus deudas. El vendedor dictó a su esposa los datos de los estados de cuenta. El resultado fue:

 

 

Adeudo

Abono mensual

Tarjeta bancaria A

99,319

11,650

Tarjeta bancaria B

13,238

662

Préstamo personal

60,379

5,380

Tarjeta de súper

40,713

2,181

TOTAL

213,649

19,873

 

Deber más de 200 mil pesos les pareció increíble. -Con razón no nos alcanza para nada, comentó ella. Después localizaron la tasa de interés anual de cada crédito, también en los estados de cuenta y le sumaron 25% para incluir comisiones e impuestos. Al resultado le llamaron tasa de costo. Localizaron en Internet la calculadora de una emisora internacional de tarjetas de crédito y la usaron para ver cuánto les iba a costar tener sus deudas y pagarlas. Hicieron las cuentas para cuatro opciones o escenarios.

  • La tasa de costo permanece en 60% y pagamos 19,873 pesos mensuales
  • La tasa de costo sube al 85% y pagamos 19,873 pesos mensuales
  • La tasa de costo permanece en 60% y pagamos 25,000 pesos mensuales
  • La tasa de costo sube al 85% y pagamos 25,000 pesos mensuales

 

Sus resultados fueron:

(A)

Adeudo

$

(B)

Pago al mes

$

(C)

último mes

$

(D)

Tasa de interés, comisión e IVA %

(E)

Tiempo

que

pagará

meses

(F)

Interés, comisión e IVA pagados $

Costo

real

(A+F)

$

213,649

19,873

18,782.27

85

21

202,593.27

416,242.27

213,649

25,000

14,628.23

85

14

125,979.23

339,628.23

213,649

19,873

16,021.27

60

16

100,467.27

314,116.27

213,649

25,000

10,605.60

60

12

71,956.60

285,605.60

 

Se prometieron los dos que en cuando disminuyeran los pagos mínimos o acabaran de pagar alguna tarjeta, seguirían abonando 19,873 pesos mensuales porque era la única manera de pagar el capital. También se hicieron conscientes de que si abonaban 25,000 pesos en vez de 19,873 terminarían antes y el costo sería menor.

 

El vendedor comentó que aunque lo había leído, escuchado y hasta repetido, por primera vez asumía que:

  • El precio real de las cosas, cuando se compran a crédito, es lo que se paga por ellas, más intereses, comisiones e impuestos.
  • En materia de crédito, cuando no se contrata a plazo fijo y con tasa fija, el tiempo que se tarde en pagar es un elemento definitivo en el costo.
  • El de las tarjetas es un crédito muy caro porque es revolvente

.

- ¿Qué es un crédito revolvente preguntó ella? Es un préstamo de disponibilidad inmediata, se renueva automáticamente en cuanto se paga, no hay que hacer trámites extras y el cálculo se hace sobre el saldo promedio diario, le explicó él.

 

- Revolvente, qué palabrita, dijo la esposa. .Buscaron en el diccionario de la Real Academia el término, pero no lo encontraron. Por ahí, vieron que es una mala traducción del inglés y significa giratorio.

 

- Ah, dijo ella, es como los camiones esos que van haciendo el concreto mientras caminan: giran para revolver el cemento, el agua y la arena. -Sí, le contestó él, y como en ese ejemplo, ahora lo entiendo, para que una tarjeta en realidad sirva y no se vuelva un problema, hay que echarle los ingredientes necesarios: pedir prestado lo que en realidad se puede pagar, pagarlo y así renovar el dinero en la proporción debida.

 

- Sí, le respondió ella con humor, en vez de concreto hemos estado haciendo una pesada lápida de piedra porque ha faltado el dinero en los ingredientes.

 

Con ese conocimiento de sus finanzas y la decisión de pagar a la brevedad, la pareja decidió definir la estrategia que seguirían para abonar 19,873 pesos mensuales o, lo que es lo mismo, para dejar de cavar y no aumentar el déficit.

(Continúa parte 2, ir a Archivo de Artículos)

 

Luz Ma. Silva