LA INTERNET Y LOS VIRUS


Los virus son una plaga. Mi amigo JAP, brillante profesor de matemáticas, con quien alguna vez que me quejé de la situación, me dio un sabio consejo: “los virus son como la gripa: estarán siempre con nosotros, lo que tienes que hacer es proteger tu información, tener las vacunas actualizadas y disfrutar de los beneficios de la Internet.” JAP tiene razón. Si vemos los virus como gripe, podemos defendernos mejor. Por ejemplo, tomar vitamina “C” equivale a tener vacunas en la máquina, cuidar que bajen las actualizaciones y revisar periódicamente que funcionan, pues hay algunos virus que las atacan.

Los respaldos también son vitales. Para todos, personas e instituciones, lo más valioso de la computadora es la información. Por tanto, hay que respaldarla a diario y tener los respaldos a buen resguardo.

La Internet es un medio que nos ayuda a hacer nuestra información y oportunidades que antes estaban sólo al alcance de los habitantes de países desarrollados. Es muchísimo más que mandar mails y chatear con los amigos, pero en esta ocasión me centraré en el correo-e y cómo evitar contagios de virus.

MANEJE SU CORREO-E DESDE UNA PáGINA WEB. Desgraciadamente, el Outlook se ha vuelto inseguro. Es el precio del éxito. Por tener millones de usuarios, lo atacan muchos virus y los que usan las libretas de direcciones para reproducirse, las toman de ahí. Por eso es más seguro manejar el correo-e desde una página Web. El propio Microsoft ofrece T1MSN y Hotmail, amén de que están disponibles los servicios de Yahoo, los de las instituciones a las que uno pertenece y los de proveedores como Prodigy, Avantel y un gran etcétera. Una ventaja adicional de la página Web es que permite el acceso a la cuenta desde cualquier máquina, en cualquier sitio del orbe.

Las páginas Web enlistan los correos que están en el buzón de entrada. Esa lista es un buen instrumento para defenderse de los virus. Revísela ANTES DE ABRIR SUS CORREOS. Véala con cuidado, aprenda a distinguir los mensajes que son portadores potenciales de un virus y bórrelos. Hay dos elementos en esas listas de correos-e que nos ayudan a distinguir los mails que traen virus: el asunto (subject) y el tamaño (un número y una k).

EL ASUNTO (SUBJECT) DEL CORREO. Si recibe varios correos con el mismo asunto y no son comunicados de algún grupo de Internet a los que pertenezca, desconfíe de ellos y ponga atención al segundo elemento de seguridad: el TAMAñO DEL MENSAJE, es decir el número y la k. Si ve que esos correos-e tienen el mismo asunto y el mismo tamaño, son de personas que no tienen que ver entre sí, la dirección-e es rara o desconocida, bórrelos.

Por ejemplo, ahora andan en la red virus con asuntos (subject) como hi, hello, test, stolen, unknown, warning, read it inmediately, information, important, is that your message? something for you. Su extensión es entre 30 y 36 k. Bórrelos. Si accidentalmente abre el correo-e, deje cerrado el archivo adjunto y borre el mail.

Hay otros mails más problemáticos. Su asunto (subject) tiene que ver con el envío de correos (delivery) y por eso cuesta trabajo resistir la tentación de abrirlo, pero si recibe uno que diga algo de error de envío y que mida 127 o 147 k bórrelo. Ningún mensaje de rechazo tiene por qué tener más de 20 k y menos un archivo adjunto.

Vea con cuidado los correos con ARCHIVOS ADJUNTOS Y LIGAS a direcciones que en teoría llegan de gente conocida. Es muy raro que alguien sólo mande un archivo o una liga, sin un mensaje más personal. Uno sabe bien cómo se expresan sus amigos. Si el mensaje sólo dice doc o hi o algo por el estilo y tiene una liga (una dirección de otro color), bórrelo sin bajar el archivo o visitar la página. Los mensajes con ligas de páginas Web con virus suelen ser de 1 a 3 k.

ES IMPORTANTE AYUDAR A CONTROLAR LOS VIRUS. El primer beneficiado es uno mismo. Prefiera los correos-e de texto. úselos siempre que pueda. Son feos, lo sé, pero aún son seguros. Con frecuencia, se suele mandar un escrito desde Word, es decir, como archivo adjunto. Si no tiene tablas o formatos especiales, tómese la molestia de abrir su correo-e, copiarlo y mandarlo como texto o envíelo desde Word, como archivo de texto.

Si recibe mensajes con virus enviados por la dirección de un amigo, avísele. Ahora proliferan los que piden datos personales, mandan tarjetas de felicitación o parecen ser del proveedor de Internet. Es mejor preguntar, en un mail redactado por uno, sin dar reply, si el envío es válido y abrirlo hasta recibir la confirmación.

Para que la gente sepa que el mail que recibe es suyo, ponga en el asunto (subject) algo personal, en vez de sólo hola, hello, saludos o hi.

Evite abrir archivos mandados por messenger. Si se ve obligado, acepte sólo los de conocidos con los que interactúe regularmente y le digan del envío.

Cuide su máquina, actualice las vacunas, y, como dice JAP, “disfrute la Internet”.

En resumen:
1. Respalde su información y actualice sus vacunas.
2. Maneje su correo-e desde una página Web.
3. Vea la lista de mails, desconfíe de los que repiten asunto y tamaño.
4. Protéjase a sí mismo ayudando a controlar la expansión de virus.